domingo, 31 de enero de 2010

salmoniforme.


Nada más desagradablemente bizarro, y espásticamente embriagador,
que el olor de unos guantes de látex

acariciando

peinando

despinando

un salmón rosado,
grande
y
fresco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario