domingo, 2 de mayo de 2010

the desire to never go home.



por la noche, duermo y sueño pesadillas.

las peores, son esas en las que te dignás a aparecer, después de tanto tiempo.



creo que es por la caja azul que encontré la otra vez en el placard, y luego escondí bajo la cama, como si pudiera mentirme, pensando que no está allí.





la cuestión no es (sólo) qué hacer con todo lo que me regalaste...




la pregunta sería:

qué hago con todo lo que recuerdo que me regalaste?




* * *
The Cure
Homesick





son las cinco de la mañana, mi jornada laboral empieza en cuatro horas,
y yo, buscando excusas para no irme a dormir.

esto tiene que parar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario