domingo, 6 de junio de 2010

el pibe que arruinaba las fotos



elpibe:
-el mundo está sacado, boludo. hacen cualquiera. no no, un tipo de esos se me llega a cruzar y te juro, por mi hija, que lo mato!

elamigo:
-pará boludo, no se jura por los hijos, menos por tu beba!

elpibe:
-bueno, por eso, para que veas que si me tocan a la nena yo los cago a trompadas. con mi hija no se meten... los recago a trompadas, eh!



y cuando elpibe terminó su turno laboral, fue a encontrarse con esa compañera de trabajo a la cual le arrastra el ala (y bastantes cosas más, también), para ir a ese telo barato y clandestino, en el cual va a poner en práctica todo aquello que usualmente le niega a su mujer. claro, con conocimiento de causa, lo digo.

mientras, su mujer (la madre de su nena), lo está esperando ansiosa y malhumorada en la casa, con la mamadera en una mano y el celular pendiente en la otra: "menos mal que me dijo que hoy venía temprano para llevarme a comprarle por fin un celular a mamá"










no, no critico ni juzgo, es una cuestión de principios, valores, y prioridades, qué se yo.

ah, y quizá hipocresía. pero eso ya sería criticar.








* * *

N.B.: el título del post, en realidad es por el libro de Casciari que vengo intentando (terminar de) leer hace como una semana.
lo que es no hacerse tiempo como para leer un librito de 150 hojas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario