viernes, 30 de julio de 2010

de la retórica#1





preguntas (retóricas)

...de qué moscorrofio nos sirve saber que somos seres enquilombados, influenciables, complejos y (ciertamente) contamos con numerosas patologías que afectan nuestro día a día en miles de formas, alterando la propia subjetividad?
(dónde empieza y dónde termina la subjetividad?)


...de qué sirve saber que nuestro cerebro puede ser ambivalente, actuando de manera contraria a su propia voluntad; para luego aparecer con inconsistencias (subconscientes) que nos autosabotean la propia manera de actuar?
(por qué tenemos que actuar sin pensar nunca? por qué tenemos que pensar tanto todo? qué hacemos con el manojo de explicaciones que tiene la mayoría de las cosas, incluídas nuestras acciones?)



...de qué sirve tomar conciencia de la realidad?
(estableciendo que la realidad es pura relatividad)


EH?






miércoles, 28 de julio de 2010

there's too much pressure.








I once had no fears
none at all
and then when
I had some
to my surprise
I grew to like both
scared or brave

without them
the thrill of fear
thought I'd never admit it
the thrill of fear
now greatly enjoyed with courage
when I once was
untouchable
innocence roared
still amazes
when I once was
innocent
it's still here
but in different places
neurosis
only
attaches
itself to
fertile
ground
where it can flourish
the thrill of fear
thought I'd never admit it
the thrill of fear
now greatly enjoyed with courage
when I once was
fearless
innocence roared
still amazes
untouchable
innocence
it's still here
but in different places
fear is a powerful drug
overcome it and
you think that you can do
anything!

should I
save myself
for later
or generously give?

fear of
losing
energy
is draining
it locks up your chest
shuts down the heart
miserly
and stingy
let's open up : share!
when I once was
fearless
innocence roared
still amazes
untouchable
innocence
it's still here
but in different places










* * *
and Björk's singing It's not up to you








martes, 27 de julio de 2010

enjoy awakeness.





"ella miró hacia arriba mientras aspiraba el frío matinal,
y notó que el color celeste del cielo este día,
era el mismo color celeste del cielo de aquel otro día,
cuando tantas otras cosas diferentes pasaban.

el color era el mismo, sí.

podría haber sido cualquiera de los dos días,
si del cielo hubiera dependido;
si alguien lo hubiese visto desde afuera.


el contexto, era sólo un detalle
(particularmente diferente, opuesto).
el color del cielo importaba: no era una ilusión, no era ligeramente parecido.

era el mismo, sí.


entonces ella cerró los ojos, y era aquel otro día. con ese celeste cielo.
y los volvió a abrir, y ya era hoy."






no voy a opinar, sólo decir
lo malo de vivir en el pasado, no es vivir atrasado, sino que el futuro nunca llega.





domingo, 25 de julio de 2010

coquepa.




eventualmente, el cuerpo se regenera.
(me refiero a)
lastimaduras,
moretones,
golpes,
quemaduras,
cortes,
afecciones psíquicas,
afecciones biológicas.



pero a veces siento que mi cuerpo se estanca.
fisiológicamente. mentalmente.



hay golpes que están ahí desde hace un par de semanas.
hay cortes que no sanan desde hace yadeberíanhabersanado.
hay molestias que vagabundean por mi cabeza desde hace meses.
hay marcas de quemaduras que no se me van a ir nunca.
hay asperezas que por más que las lime, día a día se vuelven a poner ásperas.
hay moretones que están ahí desde hace tres días, y van cambiando de color y significado.

hay
marcas de dientes
marcas de sartenes
marcas de luz
marcas de enojo
marcas de descuido
marcas de uñas y manos
marcas de rutina

hay
molestias de solitud
molestias de multitud
molestias presentes
molestias futuras
molestias normales
molestias ciclotímicas




de todo un poco, más o menos.
(más de baqueteado y lastimoso, que de otras cosas, pero bueno.)



"cosas que pasan",
como diría un ex-compañero cordero de tirolesa bajo las lluvias de puerto madero.









dale che, regenerate.


vida (in)útil.


en todo,
la emoción, ansiedad y sensación de saciedad, es al principio.

y eventualmente se licúa, sí.



de todas formas,
siempre se puede volver a empezar con otro ítem.

aunque nos (particularmente, me) pudra, es así, son ciclos.



entonces:
el hecho de ya saber que algo tiene un límite o fin, es determinante para decidir si llevar a cabo o no, esa vivencia?

si sabemos que algo termina, lo empezamos igual?
si sabemos que algo tiene un límite, nos esforzamos igual?




en caso de decir que no, creo que entonces no tenderíamos nunca la cama por la mañana, si total a la noche la vamos a arrugar de nuevo. me equivoco?

pero bueno, para arrugarla, primero tenemos que haberla tendido.





de todas formas, creo que no llegué a una conclusión exacta.
hay días en que tiendo la cama, y días en que la dejo toda revuelta.
la clave está en que no me moleste ninguna de las dos cosas, calculo.




miércoles, 21 de julio de 2010

abecedario falaz



mentiras,

que -en este momento recuerdo-, me han dicho alguna vez y/o varias, a lo largo de la vida:



;a mí me pasa todo el tiempo

;a mí también

;andá tranquila

;avisame el día ese, y yo te acompaño

;avisame y te ayudo

;claro, te entiendo

;confiá en mí

;con vos es diferente

;con vos es mejor

;contá conmigo cuando sea

;después se estira

;después te consigo uno igual a éste

;disculpáme, no fue intencional

;él va a ceder

;empezá vos, yo después lo termino

;en un ratito se te pasa

;es el último, y basta

;es fácil

;espero, no hay drama

;está rico

;estás linda igual

;estoy de tu lado, no del suyo

;estoy en camino

;estoy llegando

;estoy saliendo

;intenté ubicarte (y no pude contactarte)

;la próxima invitás vos

;la próxima pago yo

;la próxima te aviso antes

;lo pagué dos mangos

;mañana te lo traigo

;me encanta

;me levanto temprano y lo hago

;me lo vas a agradecer luego

;me pasa lo mismo

;mitad y mitad

;no duele

;no es tan caro

;no están hablando de vos

;no estuve esperando mucho, recién llego

;no me olvidé, estaba a punto de hacerlo

;no quiero que me regales nada

;no saben que te lo dije

;no sabía que vos lo querías

;no te queda mal

;no tengo problema

;no voy a cambiar de opinión

;no voy a decir nada

;no, no me distraés

;no, no me importa

;no, no me molesta

;no, no se achica

;no, no tenés ojeras, estás linda

;no, no tengo sueño

;nunca te haría daño

;primera y única vez que lo hago

;primera y única vez que me pasa

;prometo no tocar nada

;se pasa rápido

;si a vos te hace bien, yo me lo banco

;si me hubieses dicho eso antes, no lo hubiera hecho

;sí, estoy cómodo

;sí, estoy seguro/a

;sí, le gustás

;sí, ví esa película

;te estoy escuchando

;te llamo cuando llegue

;te lo devuelvo enseguida

;te lo regalo, no me lo devuelvas

;te queda bien

;te va a gustar

;va a ser divertido

;van a ir todos

;vas a aprobar

;vas bien

;vos no tenés la culpa

;voy y vengo

;ya lo decidí

;ya lo hice un montón de veces

;ya te vas a acostumbrar

;ya vas a ver que mejora

;yo lavo

;yo le aviso, no te preocupes

;yo no lo toqué siquiera

;yo, jamás!

;yo? no, yo no fui




automoción#1





it's time to take ANY risk, darling.
(or all of them)





but do not give yourself away.





***
Bob James trio
Softly as in a morning sunrise
Softly as in a morning sunrise
the light of love comes stealing
into a newborn day
for the passions that thrill love
and take you high to heaven
are the passions that kill love
and let it fall to hell
so ends the story
softly as in a morning sunrise
the light that gave you glory
will take it all away.

lunes, 19 de julio de 2010

detalle irrelevante.







cada vez que llueve, te recuerdo.
sí.
cada vez que las gotas se precipitan
trémulas
hacia el pasto y el asfalto;
cada vez que las nubes tiemblan enfurruñadas,
me acuerdo de vos.

cuando hace frío, y el cielo está gris
y el viento acalla nuestra voz, de tanto cantar;
cuando el mundo se lava, se limpia, se nutre
de ese olor fascinante a tierra mojada,
me acuerdo de vos.



cada vez que llueve, te recuerdo.

y cuando no llueve,
también.





* * *
Chet Baker




I'm better of alone... but I like being here and there with you.



domingo, 18 de julio de 2010

k, de kirsch (y de kitsch)




[...]
Fundamental, contar con una mujer. No cualquier mujer: una que tenga nombre. Una mujer a la que se ame o se quiera amar. A la que se desea seducir y ella quiere dejarse seducir. Que sea libre, tremendamente libre.

Invítela a cenar.

Prepare el ambiente. Limpie la cocina. Prepare la mesa. Ponga un mantel con dibujos de flores de colores vivos, en un fondo con el tono de sus ojos cálidos.
Tenga los ingredientes a mano. Recupere alguna caquelón*, haga brillar su cobre exterior y su acero interior. Elija los mejores pinchos. Uno celeste, por cábala. El otro rojo.
Antes que suene el timbre, tarea masculina, tome un tenedor y pinche un ajo y proceda a frotar el interior del recipiente.

Cuando ella llegue, después de las aclamaciones, descascare el pedazo de gruyere, el sublime queso de los agujeros que seleccionó. Haga lo mismo, con la porción de enmenthal. Corte un bocado de cada uno y hágaselos probar, llevándolos asidos por sus dedos a la boca de ella. Deje la mano en su rostro e intente una suave caricia de complicidad.
Comience a rallar los quesos, obteniendo escamas gruesas. Pídale que concluya esta tarea, como una forma de incorporarla al proceso culinario. Encárguese de mezclarlos.
Mientras tanto usted ha cortado el pan, de tal manera que cada trozo conserve una pared de dorada cáscara. En cubos, el jamón horneado y la pechuga de pavita (hay que jugarse).

Ponga la caquelón al fuego suave, que a fuego lento se cocina para el amor. Arrójele un buen vaso de vino blanco y un poco de jugo de limón.
En una copa, sirva un poco de ese vino y compártalo con ella. Es un buen momento para intentar un beso, que sólo roce los labios y se repita insinuante en el cuello.

No deje que hierva, ni usted, ni el líquido del recipiente.

Cuando se forma una espuma ligera, incorpore un puñado de la mezcla de quesos. Deje que se disuelva revolviendo con una cuchara de madera. No, así no. Suavemente, dibujando un ocho.
Haga que la mano de ella tome firme el mando y se deslice junto a la suya, en el dibujo de ese ocho perfecto. Cuando se ha fundido todo, agregue otro puñado y otro, hasta que todo el queso se ha vuelto una unidad cremosa. Es allí el momento sublime en que debe hacer su entrada el kirsch.
Cuéntele -si no sabe- que es un aguardiente de cerezas, que se hace desde el siglo 17. Miéntale, con complicidad, que usted buscó personalmente las cerezas, en la Plaza Mulid al-Nabí, donde Yamina, la del Jardín de las Caricias, las ofrece en un cesto. Y, como recomienda el anónimo árabe, usted entone esa canción de los jardinenos de Hedjaz: "No todas las cerezas están en los cerezos / puesto que tu boca es una de ellas". Y la besa, con un beso profundo, pero no prolongado.

Disuelve la fécula de maíz en la medida de licor y lo añade, mientras sigue dibujando ochos perfectos. Un toque de pimienta negra y nuez moscada. Deposite el recipiente y su contenido en el calentador encendido con llama tenue, en el centro de la mesa. La luz es tenue como la llama. Las copas brillan con un vino rosado frío y transpiran insinuantes.
Con su pincho atraviese la corteza del trozo de pan y lo hunde en la paste suave, lo gira para que el queso se acomode y lo deposita en la boca de ella. Luego, cada uno con su pincho va comiendo, dejando que el placer de la comida y la bebida haga crecer el amor, la ternura, la satisfacción, la risa que no cesa. Lentamente, mientras se habla.

Ya saciados, no se apresure, nos damos un descanso, para concluir rescatando la costra crocante de la mezcla celestial en el fondo de la caquelón, oportunidad única de descorchar un nuevo vino. Las manos se entrelazan, se sobreponen sobre la mesa; abajo, los pies desnudos se vuelven traviesos.

Ahora, clausuramos la aventura gastronómica echando en copas nuevas, un trozo de hielo, que hacemos girar hasta que el cristal se enfríe y en ella vertemos una medida generosa del kirsch helado. Es el momento exacto de incorporar el concepto de kitsch, en su acepción estética de cursi, al aguardiente de cerezas, diciéndole con Sandro, por ejemplo: "quiero llenarme de ti". O con Valladares, abolerado: "insaciable, yo soy insaciable / como fiera que ahora quiere la sangre / de tu corazón".

Sonría.

Kitsch y Kirsch, en armonía momentánea. Siempre hay una porción de kitsch en la seducción.

Deje la ventana abierta.

Oliverio Girondo se encargará de relatar: "Se miran, se presienten, se desean, se besan, se desnudan, se respiran, se acuestan, se olfatean, se penetran... se fascinan".





por Luis Rodeiro, para 'Diccionario, Revista de letras' (tomo 4).








*caquelón: recipiente normalmente constituído de cerámica, porcelana, o acero, el cual se coloca sobre un calentador; usado para preparar fondue.















(let's have dinner...)





deberías volver...






...volver una última vez.
volver de alguna forma etérea, y llevarte todo lo que dejaste.
llevate tus recuerdos (mejor dicho, mis recuerdos de vos).
llevate tu perfume y aromas. los sonidos que hacías, los sonidos que yo hacía. la luz que mirabas, las sombras que creabas.
todo lo que tocaste, incluyendo mi piel. llevate mi pelo, con el que tanto jugabas.
llevate mis libros, mis recetas de cocina que intervenías. llevate todos los papeles dibujados con tu letra.
llevate mi música, que está mezclada con tu música. llevate la nuestra, también.
llevate el peso de los dos sobre el colchón; llevate la frescura de la ducha y jacuzzi. llevate al gato, y las alergias.
llevate la luna que tenía mil caras, una por cada locura nuestra. llevate todo lo que dijiste y escuché.
llevate cada memoria de la yema de mis dedos, que recorrieron cada milímetro cuadrado tuyo.
llevate la sensación áspera de tu pelo, en la palma de mi mano.
llevate tus lunares, grabados en la punta de mis pies.
llevate las risas que dejaste haciendo eco, y mis risas reverberantes.

(todo esto me ocupa mucho espacio por aquí, vení a buscarlo, llevatelo, no lo quiero.)

también, llevate cada cosa que me regalaste, y las que yo no te regalé y todavía tengo.
llevate todo lo que te dije, y todo lo que me escuché decirte. llevate todo lo que no te dije, y todavía tengo en la punta de la lengua.
llevate todas las veces que te ví, y quedaron grabadas en mis ojos.


sabés qué? hacemos más fácil.
vení, llevate todo lo tuyo que quedó acá, y todo lo tuyo que quedó en mí. llevame.











* * *
Gustavo Cerati
Zona de promesas





viernes, 16 de julio de 2010

punto de vista.




-una qué...?
-una muñeca, eso sos!
-por qué? te parezco linda?
-no.
-entonces? por qué muñeca?
-porque todos juegan con vos, pero vos no jugás con nadie!
-(...)



jueves, 15 de julio de 2010

might.







te llamo.
no, no te llamo.
sí, tengo que llamarte. pero no, voy a complicar las cosas.
te llamo, total no pueden empeorar.
no te llamo, siempre se puede estar peor.

te llamo, basta.
no, no te llamo.
basta.
no te llamo.
bueno, sí, te llamo.


OMFG, QUE ES ESE OLOR A QUEMADO?!


resultado: no te llamé, y por primera vez en la vida se me quemó 1/2 kg de arroz (para la cena). casi prendo fuego la cocina.


y? te llamo?


por suerte, hoy había comprado un paquete extra...



miércoles, 14 de julio de 2010

ésta sí la /sé/.-




cuento con costosas carcajadas: cómplices, consumadas, ciertamente criminales.
corro celosamente, contando con consejos comprados, caídos, cegados.
ciertamente contengo curas corrosivas,
contemplo cosas colgadas, corrientes
compro
cuento
colaboro.

con cierta cristalería cara, contabas cosas conscientes,
contabas conmigo.
cuando cesaste, cesé.
cuando cesé, cedí.
(costó.)

contemplé caras cognitivas
contemplé caras comunes
contemplé caras calmadas, cansadas,
contemplé caras cobardes
(cobarde.)


cada canción, comenta cosas coherentes, cortantes, corrientemente comatosas.

cada cielo celeste, comenta cosas cursis, cariñosas, coloridas, comestibles.

cada cara, cuenta cinismos cómicos, cabrones.


cada corazón, calla cauteloso, ciertamente.
cómo conseguir cambiarlo?








* * *
Edwyn Collins
A girl like you






martes, 13 de julio de 2010

semana de la dulzura




(dejando el consumismo marketinero a un lado y hablando desde un punto de vista protocolarmente simple)





él, me regaló nada.


él, me regaló un paquete de pastillitas punch y un bon o bon.*



por qué nunca coincide lo que queremos, donde lo queremos? ah, mujeres...
quiero que los directores de esta película me dejen, o elegir el color de mi príncipe, o al menos, elegir cuál sapo es el que se tiene que convertir con el beso.










*N.B.: favor de no confundir 'él' con 'él', ya que 'él' (primero) difiere onomástica y subjetivamente de 'él' (segundo). gracias.







* * *
WAKE UP, WOMAN!

(and Let's go surfing, with The Drums)




simultaneidad paradójica.



Lunes, 16:35hs.

un muchacho, me comenta que está impaciente por salir del laburo, para pasar a buscar a su madre, e ir a cenar como es la rutina de ambos, todos los lunes.


otro muchacho, me comenta que está ansioso por bajarse del micro en el que viaja, para ir a buscar a su madre, que será internada en ese mismo momento, como será pronto su rutina de quimioterapia, a partir de este primer lunes.






lunes, 12 de julio de 2010

(when we touch, when we kiss, when we touch)




es una
condena
agradable
el instante previo
es como un
desgaste
una necesidad
más
que
un
deseo.




* * *
when we touch?
when we kiss?