jueves, 12 de agosto de 2010

no te digo lo más mínimo porque sos lo más máximo.




a veces tenés esas cositas que me hacen quererte mucho.

(no alcanza, lo sabemos...)

...PERO!

a veces es tan genial

que recuerdes las pequeñas boludeces que hice cuando recién me viste

que me retruques con esas cosas que sabés que pienso pero a veces me olvido

que te portes tan detallista, con cosas que a nadie salvo a mí, vuelven loca, y nadie entiende

que pongas en práctica locuras que se me ocurrieron espontáneamente (y te hayan funcionado), y me lo cuentes (y yo no recuerde habértelas dicho)

que me cuentes todo lo que se ve de tu lado, que parece ser tan lindo y reconfortante

que estés pendiente de ciertas formalidades (que, aunque quizá son de otros contextos, o le corresponde a otra gente, a veces sos el único que aporta a ellos)

que ante mi cara de ort*, te ofendas y no me hables (y después me defiendas igual, frente a todo el mundo)

que me consientas en esas cosas tan boludas que disfruto y me hacen reír (y las tomes en serio)

que recuerdes cosas triviales que dije al pasar (y que sepas que por el contrario, para mí significan mucho)



no sé si es que
vos sos un profanador de buena memoria y gran corazón,
o es que yo soy una coneja despistada y olvidadiza

pero sé que

a veces tenés esas cositas que me hacen quererte mucho.








* * *
Rito y Soda











No hay comentarios:

Publicar un comentario