lunes, 9 de agosto de 2010

reflejo.





cada vez que veo un auto como el tuyo,
estoy esperando verte adentro
para que me lleves a dar una vuelta y quién sabe,
tomar un helado;
o quién sabe,
fugarnos a china.

no es TANTO pedir.

en realidad,
si no te vas a fugar a china conmigo
no me hables más.
(antes, dame un beso, te digo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario