viernes, 3 de septiembre de 2010

cárcel.






"Entonces, hablando del tiempo,
perdiendo las uñas en un ataque de nervios aplastando el pecho,
viene el dilema:
si la mato, tengo veinte, veinticinco años de cárcel,
y si no la mato, no sé la cantidad.

Prácticamente me arriesgaría."

1 comentario:

  1. Siempre se puede escapar de las cárceles en las que uno mismo se encierra, así que yo no me arriesgaría (todavía).

    ResponderEliminar