sábado, 20 de noviembre de 2010

el capital del antes y el capital del después.







La propina, es mucho mejor alimento

que el soborno;

tanto para la autoestima receptora,

así como para la conciencia emisora.












2 comentarios:

  1. perdón que me ponga en refutador de leyendas, pero son dos cosas distintas: la propina es dar por algo que ya está hecho y el soborno por hacer.

    ResponderEliminar