miércoles, 24 de noviembre de 2010

portaliga de la justicia.




¿Y de dónde ese complejo de superhéroe-de-final-de-cómic con el pensamiento "pero YO SI voy a tener éxito y hacer que cambie" ?

¿Por qué será que siempre hay alguien que se piensa único-exitoso-emprendedor en la ardua tarea de salir victorioso de una situación harto conocida, de la cual nadie saldrá airoso jamás?
O mejor dicho, de una situación (irreversible), que nadie podrá revocar en forma intencionalmente directa.


La otra vez leí algo cursi (que me dio asco aunque también curiosidad) sobre la gente y los cambios.
Era algo así como que las personas no cambian porque alguien venga y las cambie; pero que alguien sí podía ser 'disparador' para que una persona quisiese cambiar.


Ahora... disparador para "hacer querer", sí claro, todo bien.
Para querer/pretender cambiar. Claro.



Pero al final del cómic... ¿qué pasa?


Puntualmente, ¿cambió o no cambió?



Creo que a esa historieta dejaron de editarla antes del último tomo. Me parece que nunca me voy a enterar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario