lunes, 27 de diciembre de 2010

apart-




Entre sueños me estiro, y toco la pared. Fría, fría pared. Sólo pared. Quizás si la recorriese un poco, llegara hasta el revoque que te rodea, en donde sea que estés. No, no lo creo. Si llegara hasta donde tu boca... no sé. ¿Qué haría? ¿Qué haría? Me desbordaría. Me desbocaría. Pero no llego. Fría pared, quisiera romperla. Me desespera. Quizás me rompa yo, y vos ni te enteres. Quizás sí te enteres, y me toques. Quizás no me toques y te des vuelta. Quizás, mirando el revoque de tu pared, te duermas sin pensarme y sin soñarme, como hasta ahora. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario