lunes, 27 de diciembre de 2010

DMC-12


Navegar en la bandeja de entrada de tu correo electrónico, teniendo la posibilidad de ir hacia atrás en esa línea de tiempo cibernética cuantas veces quieras; releyendo mails antiquísimos y ordenados en forma tal que parecieras contar con una (instantánea) cronología-autobiográfica hecha en e-mails, es casi, casi, como tener el DeLorean.

¿Soy la única que sólo borra el spam de su inbox, y deja todo el resto?

2 comentarios:

  1. Yo guardo solo los mails escritos "a mano", hasta esos que me decían un simple "nos juntamos hoy?".
    Aguante la bandeja de entrada.

    ResponderEliminar
  2. Andre es media Coneja.
    Aguante el DeLorean! (:

    ResponderEliminar