viernes, 21 de enero de 2011

The paradoja can bite me, if lo quiere.











Y Julio me dijo que no debía extrañarte, porque en realidad nunca te había ganado.
 ¿Cómo podría perderte entonces? 
Ah, qué triste, Julio, qué triste...

No hay comentarios:

Publicar un comentario