miércoles, 2 de febrero de 2011

DC no me favorece.






admiro esa dulzura untable que tienen algunas. yo la llevo internamente, pero no puedo excretarla por las pestañas por más que quiera. y es que, aunque por dentro sea pretty blandengue, la costra que recubre esa vulnerabilidad es semejante al lazo de la mujer maravilla: funciona bien externamente, pero aplicado a mí, me hace pelota.







No hay comentarios:

Publicar un comentario