viernes, 15 de abril de 2011

a-e-i-o-u-i-lo-ve-you!

no es muy inteligente desayunar antes de hacerse análisis clínicos. tampoco es muy inteligente madrugar, desayunar té de tilo, y tratar de empezar a full.
es bastante inteligente comprarse un almuerzo que se pueda fulminar en cualquier transporte público. no es inteligente tener que esperar a bajarse de dicho transporte para comprar la bebida.
es inteligente hacer preguntas de dudas, cuyas respuestas nos solucionarán alguna eventualidad, posteriormente. no es inteligente no anotar dichas respuestas.
es de suertuda llegar a una dependencia -hasta las bolas de gente- para realizar el trámite X, y que al sentarse a esperar, te llamen primero. es de boluda no preguntar cuándo hay que ir a buscar el trámite.
es reconfortante y nostálgico, encontrar en un puesto de libros, viejas ediciones que uno usaba en el colegio y disfrutaba muchísimo. es contracturante y neurálgico no prestar atención a la vereda y llevarse puesto el asiento del diariero.
es increíble y casi mágico, sentir ese olor a libro de colegio y papel araña al entrar a una librería; sentirnos dichosos escolares, libres por el mundo. no es tan mágico que el señor de la librería tarde mil años en atenderte y sacar una mísera fotocopia de tu DNI, y que llegues tarde a tus formalidades adultas.


un día de altos y bajos (más enanos, que roperos, pero bueno!)
ojalá existiese alguna especie de cajita o dispositivo, donde uno pudiera almacenar un olor determinado. aunque más no fuese, un chiquito.
y que, cada vez que se quisiera,  uno pudiese abrirlo y oler lo que hay allí guardado. y guardarlo eternamente. 


por favor si alguien inventa eso, me avisa? 
quiero guardar mi olor a libro de Muzzy, y manual Santillana, gracias.

5 comentarios:

  1. la cajita existe, mi estimada coneja, y se llama cerebro.
    como cocinera debés saber lo difícil que es lidiar con la memoria sensorial-afectiva de una persona.

    el perfume de suskind trata un poco de eso (con un abordaje particular, es cierto).
    otro excelente ejemplo se ve en ratatouille, cuando ego prueba el plato preparado por remy

    salú!
    y buena vida...
    f

    ps: tenés cierto parecido con colette, no? será deformación profesional?

    ResponderEliminar
  2. No es inteligente tampoco mandarle un msj al festejante de turno pidiéndole que te llame y entrar a clases y que te suene el celular...ponele.

    ResponderEliminar
  3. Estaría bueno una cajita de olores.
    La voy a agregar a mi lista de inventos a hacer en el futuro, como los post-its para ducha y los rollers con ruedas de soporte extra, como las bicis(?)

    ResponderEliminar
  4. jaajaja es verdad, estaría bueno una cajita de olores. A mi me encanta el olor a libro antiguo de mi biblioteca, o el olor a zapatilla nueva...

    ResponderEliminar
  5. f:
    mi cajita tiene orificios por todos lados y se filtran todas las cosas!
    sé lo TERRIBLE (para bien y para mal) que es la memoria sensorial-afectiva.
    no leí el Perfume, ahora siento que debería (?)
    el momento ese de la película es INCREIBLE, a mi se me puso la piel de gallina, y eso es exactamente lo que debería suceder con la comida.
    y sí, no sé, no sos el primero que me dice Colette.


    Panqueca:
    no, no es inteligente, también me ha pasado. sos una genia, casi muero con "el festejante de turno" xD


    Seba77:
    Yo quiero post-its portables que puedan seguirme o yo llevar a todos lados, tipo virtuales o algo así porque las agendas no me sirven. quiero poder ordenarlos y reordenarlos a gusto y que no pesen nada. ah y tamaño modificable según la necesidad del instante. gracias.


    Mariano:
    Anotate y votá por la confección de mi invento y que lo desarrolle Seba77 -mínimo, nos tiene que dar muestras gratis!!-
    El olor a libro viejo es indiscutible. El olor a libro nuevo, tipo de colegio, es increíble. Y el repugnante olor a plástico de los autos nuevos, aunque te llegue hasta el cerebro, a mí me encanta.







    Gracias a todos por pasar! :D

    ResponderEliminar