viernes, 1 de abril de 2011

feliciñeces



reventar los globitos de los protectores plásticos que vienen con las cosas frágiles.
abrir las cajas de cartón por su troquelado 'abrefácil', tipo las de cereal o avena (aunque casi siempre se me rompen).
hundir la mano en harina, semillas o arena tibia.
hundir el brazo en un balde o pileta con agua, teniendo guantes de goma puestos; sentir ese frío seco raro.
luego de haber estado así todo el día, soltarme el pelo y sacarme una por una las mil invisibles que me pongo.
estrenar un kilogramo de helado, clavando la primer cucharada.
que me regalen golosinas.
primer día de vacaciones en la playa, sacarme las zapatillas y sentir por primera vez el contacto con algo natural (y que no sea una media).
rascarme la espalda cerca de donde me pica, sin estar segura de dónde me pica, y terminar encontrando el lugar exacto donde me pica.
echarme en el sillón con un vaso enorme de limonada un día de verano, luego de acomodar y limpiar todo, y ver la casa reluciente.
meter los pies en agua caliente.
que el teléfono suene, correr, atender en el último ring, y llegar justo, sin que hayan cortado.
que el colectivo me pare aunque no sea la parada, sobre todo si llueve.
andar rápido en bici mirando hacia el cielo, viendo pasar las nubes (aunque ya me hice mierda una vez)
caminar con los ojos cerrados (hasta ahora nunca me choqué nada).
tomar una taza enorme de mate cocido (que llena la panza y el corazón!).
buscar el primer pochoclo del balde, dentro del cine.
terminar un libro.
hacer origami.
escribir, dibujar letras, garabatear horrores sobre cualquier cosa escribible.
que me sonrían sin decir palabra. 
reír por nada, o por algo, hasta que me duelen las costillas.
apilar monedas en torres interminables.
ir por la calle y pasar despreocupadamente la mano por paredes, rejas y texturas varias.
hamacarme en cualquier hamaca de cualquier plaza en cualquier momento.
hornear pan e inundarme del aroma (ver detalle del mate cocido).
irme de viaje, aunque sea corto, y armar una vianda.
descubrir cosas nuevas, que tienen algo de viejo.
conocer a un pe(rr)o.
encontrar paz, aunque sea pequeña.




6 comentarios:

  1. uno vuelve siempre
    a los mismos sitios
    donde amo la vida.
    y entonces comprende
    como estan de ausentes
    las cosas queridas.
    por eso muchacha
    no partas ahora
    soñando el regreso,
    que el amor es simple
    y a las cosas simples
    las devora el tiempo
    demorate a ti,
    en la luz solar
    de este medio día,
    donde encontrarás
    con el pan al sol
    la mesa tendida.
    por eso muchacha
    no partas ahora
    soñando el regreso,
    que el amor es simple
    y a las cosas simples
    las devora el tiempo...

    chavela dixit. ahora te dejo el disco en casa.

    salú!
    y buena vida...
    f

    ps: es como si uniera tus últimos dos post.

    psii: siempre escribís a las tres de la mañana?

    ResponderEliminar
  2. detrás de esa fachada de zorra*, se escondía una coneja ñoña







    (*niña mala)

    ResponderEliminar
  3. f:
    "Mauro del tren" siempre canta esa canción. Pero medio como Chayanne...
    http://www.youtube.com/watch?v=leN-Ajr9Jk8

    no, no siempre escribo a las tres AM, a veces escribo a las cinco o seis.


    Criatura:
    ni que me conocieras! :3 tengo 50/50 de ambas (lo mejor y peor de cada una! buena-mala)

    ResponderEliminar
  4. Sos una nena, Coneja.
    confieso que todas y cada una de las cosas que mencionaste me producen felicidad extrema, así que seremos nenas hasta nuestras muertes.
    Yo sumaría:
    * comerse las uñas sin que nadie regañe
    * escuchar Viernes 3 AM y llorar
    * recibir un mensaje en clases y que el celular justo esté en vibrador
    * oler la tierra mojada
    * jugar con barro

    ResponderEliminar
  5. Interesante.
    Siempre quise aprender origami, pero nunca tuve la paciencia para, ¿Sabés hacer dragones?
    Yo le agregaría "Tomar mate" y "Dormir en invierno", the best of the best.
    Nos vemos, buen blog.

    ResponderEliminar
  6. Seba:
    No se necesita paciencia, se necesitan ganas. Al aprender origami, el origami te enseña y te regala paciencia.
    Y sí, hago algo así como dragones pero no me los sé de memoria (cheater!) Ese de ahí, por ejemplo.

    Gracias y pasá cuando quieras!

    ResponderEliminar