martes, 15 de noviembre de 2011

de las costumbre argentinas (y otras también).







el "atado con alambre" argentino es permanente.
(no, no, no. no es una crítica al país; sólo que aquí se utiliza esa expresión.)


no existe lo 'atado provisional'; y es que termina quedándose fijo por siempre.
el chongo con el que "simplemente andaba", termino siendo el mismo por años. 
la pareja con la cual "convivía antes de algún día casarse", le duró todos sus años de concubinato. 
la banqueta que "usaba como mesa de luz cuando se mudó sola por primera vez, antes de comprarse muebles", le sonrió desde al lado de su cama por años y hasta le sostuvo la mamadera de sus hijos.
la cuchara chiquita de madera que se compró "mientras buscaba una más grande y gruesa", le revolvió todos los guisos del invierno. 
la trabita rota de la silla, "arreglada con un papelito hasta tener tiempo de desarmarla", terminó yéndose junto con silla y  todo en la limpieza de primavera (después de cuatro primaveras más).




uno no se da cuenta (o si) pero el tiempo pasa, y por lo pronto, sé que los arreglos provisorios casi siempre terminan durando un montón de tiempo.





4 comentarios:

  1. ah!
    ustedes también...
    después de 15 años de mudarme al apartamento, el fin de semana instalé unos ductos para el cable del cable. es que la perrita nueva los empezó a roer.
    abrazo
    f

    ResponderEliminar
  2. por suerte la voligoma se las re banca... sino mi cocina se caería a pedazos!

    ResponderEliminar
  3. provisorio pa siempre.

    Dijera mi viejo.

    jaja

    Tal cual.
    Asi le vamos.


    Besote Conejeín!

    Nicus

    ResponderEliminar