viernes, 18 de noviembre de 2011

tortuga.






te sueño, te añoro
te llamo, me despierto,
me doy vuelta, ahí estabas
prestándome más atención que
de costumbre.

ya está:
no hace falta ni que me llames.

incontrolable
inevitable
que crea seguir soñando.


quizá medio dormida
pero nunca ausente,
ahí estoy
y no hace falta que me llames;
me acerco yo solita,

y seguimos durmiendo



o no.




No hay comentarios:

Publicar un comentario