martes, 10 de enero de 2012

#Conversaciones con Frank



-Tenés que dejar de ser tan niña.
-Pero.. pero... todos llevan niños por doquier, ¡especialmente adentro!
-No; dejar de ser tan niña. De sentir como niña. De tener sentimientos de películas y cuentos.
-¿Y eso cómo se hace?
-No sé, matá a un pajarito o algo...
-Pero eso también pasa en las películas; en las de terror; la de los niños resentidos...
-Tenés razón. Tampoco te conviene incorporar esos sentimientos; después te dejás crecer el pelo y traspasás paredes.
-¿Entonces?
-No sé, pero tenés que dejar con la cosa esa que tenés. "No" es no. Y la gente tampoco se convence así como así, necesariamente. Es más, los adultos casi nunca se convencen. Son aburridos. Qué embole.
-¿Entonces?
-No sé; no jodas más; pará con todo y ya. No esperes que todos quieran lo mismo que vos, cuando vos lo querés.
-Pero es que yo casi nunca quiero cosas... pasa que cuando las quiero, soy súper específica.
-¿Como un "ahora o nunca"?
-Sí, o un "ahora, mejor que nunca; después, sólo zafa". 
-Lo que vos querés, cuando lo querés.
-Lo que me hace feliz, cuando lo necesito.
-Es igual.
-No!!
-Bueno, ¿entonces?
-No sé!! Eso te estoy preguntando.
-Y eso, entonces... mmm... entonces te acostumbrás a que a veces se puede y a veces no. Pero no las cuentes tampoco! No es "una" y "una" y "una" y "una".
-Pero es difícil, yo me acuerdo...
-¿No era que venías desmemoriada?
-No, soy sorda de buen oído...
-Ah.
-Y entonces me pasa que vivo en una nube de pedo, pero me acuerdo de cuántas veces me abrieron la puerta y cuántas veces no me dejaron pasar primero. Soy terrible!!!
-Pero, ¿te molesta?
-No, sólo 'lo sé'. Y con eso no sé qué hago... sólo lo sé. Hasta que un día capaz es de esos momentos de ahí mejor que nunca y me acuerdo de las veces que podría haber sido ahí o nunca y no fue. 
-Pero estás mezclando momentos!
-Sí, se me cruzaron los cables, es que vos preguntaste! O algo así...
-Pará. Entonces ¿hay veces más importantes que otras del "ahora o nunca"?
-No sé... ¡es que todas son únicas! ¡Por eso son ahí o nunca! Es medio de minita.
-Totalmente.
-Entonces ¿por qué lo estoy hablando con un conejo?
-No tengo idea. ¿Ya me puedo sacar la máscara? Me pica y tengo calor.
-Bueno, pero no me des más miedo; suficiente con mis problemas de minita para tener también de conejo.
-Bueno, pero vos conformate con lo que tenés.
-Odio el conformismo, y no siento que tenga mucho. Siento que quiero acumular momentos pero mi álbum de fotos mental está bastante vacío.
-Dejáte de joder, ¡tenés toda la vida para generar y acumular!
-No si me muero mañana.
-Fatalista de mierda.
-¿No es que hay que vivir como si muriésemos mañana?
-Touché.
-Dejá el lingüini. ¿Entonces?
-Entonces ya me saqué la máscara, no soy más un conejo, dejame de joder.
-Sí lo sos; y me podés escuchar igual, careta.
-No, por eso; ya me la saqué.
-Sos imposible.
-No, claramente vos sos imposible; de ahí esta conversación. Igual, puedo arreglarlo por vos, si querés...
-¿Ves? ya me empezaste a dar miedo, dejame dormir.
-Deja de imaginarme y te vas a quedar dormida.
-Dejá de hablarme y me voy a dormir.
-Dejá de imaginarme y voy a dejar de hablarte.
-Dormite.
-No duermo.
-Entonces no me mires mientras duermo, que me pone nerviosa; volvete a poner la máscara.
-No, tengo calor, te dije. Me voy afuera a fumar un cigarrillo.
-¡Pero vos no fumás!
-Bueno, imaginá que sí, buenas noches.
-Bueno. Buenas noches. Tratá de no volver por la mañana.
-A la noche, ya sé, siempre a la noche...

1 comentario: