lunes, 10 de septiembre de 2012

Duelo histriónico.


Primer paso: negación desafortunada.


Debería haber dicho algo. Paralizada, pensando en que no recordaba cuándo te había besado por última vez. Y ya era tarde.


Segundo paso: esperanza racional optimista.

Dualidad y ambigüedades. Si no lucho, no soy honesta. Pero quedarse quieta es tan difícil si veo tanta luz...



Tercer paso: me parece que va a complicarse..

Tiemblo ante el perfume de mi ropa, que nunca tuvo menos olor a mi, y más olor a casa ajena. Nunca tan ajena.


Las ansias por dormir, me desvelan.



Pero pese a vos, yo te amo.
(en realidad, sólo por ser vos, yo te amo.)



Y se lo digo a todos por acá, porque a vos, ni recuerdo cuándo te lo dije por última vez, ni te lo puedo decir. Ahora ya no puedo. 

Pero lo siento, y lo tengo ahí, y me lo mastico. Y sabe amargo cuando algo tan dulce se desperdicia.





Aunque, en realidad, sí recuerdoTe lo dije, después de que vos me lo dijeras, una noche. 

Me diste un te amo desnudo, limpio, cálido. Perfecto. Sobre mi.

Ese, es mi mejor lugar en el mundo. Mi momento favorito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario