jueves, 25 de octubre de 2012

Inédita incomodidad.


Nunca había pensado siquiera
en la posibilidad de cruzarte
y que me diese, adrede, por mirar para otro lado

(incertidumbre o miedo, yo, saludarte?)

Ya me saqué, en parte, la gran duda
porque me sucedió asimismo el otro día

Y quizás ambas, quizás ninguna,

pero yo por las dudas, crucé la vereda.











* * *
Este tipo de historias no me gustan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario