viernes, 2 de noviembre de 2012

One voice is clear above the din.

Y esta vez,

me di cuenta que esto
ya no se baja

ni con pan,
ni con vino,
ni con tomar aire fresca.

Es parte del espíritu. Habla con uno y con todos.

No duerme. Medita, escucha, reposa,
pero no duerme.

Esto ya no se apaga,
con nada. Ni que intente.

Ni con agua,
ni con arena,
ni con silencio,
ni con tiempo.

Muerde el nudo carnoso de amor
nuestra garganta.

Muerde, el pecho palpitante, la
frente enardecida.

Sobresale todo. No cabe amor tan
grande en una boca tan pequeña.

Por eso callo, aunque alumbre la luz.

Alumbra la luz. Aún de noche.
Y callo, pero no se apaga.

.For.e.ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario