viernes, 22 de febrero de 2013

9.07AM

No puedo dormirme en paz,
porque cuando cierro los ojos veo tu cara
y no la olvido,
y no la olvido.
y cuando la veo una vez más
se me estruja el estómago con todas sus mariposas.
y cuando logro dormir,
sueño con abandonos y enojo
y me despierto tan no-feliz, tan amargada,
que por si antes no lo hubiera dicho claramente,
lo repito:
no quiero dormir nunca más en la vida,
suficiente con el desarraigo de cuando estoy despierta./

No hay comentarios:

Publicar un comentario