martes, 12 de febrero de 2013

#mal*humor (literario-bitacoracoide)



Podrá parecer algo extraño (por obvio), 
pero este blog tiene absolutamente toda mi Historia disponible, a tan sólo un click de distancia. 

Claro, toda la que escribí virtualmente. Algo así como mi Historia Moderna. 
Parte de mi Historia Antigua, la debo tener en papel en algún lado, y en forma de verso, mayormente.

Pero acá, hay muuuchas cosas. Cosas que uno olvida que dijo, que sintió, que hizo, que le dijeron, que le sucedieron. Todo, todo, aunque yo lo haya olvidado (pss, con lo frágil de mi mente!) todo está ahí nomás: detrás de cada posteo nuevo que escribo. Pero aún así, se puede leer en cualquier momento.

Y eso, la accesibilidad, me da miedo. Ya hay cosas que no quiero volver a recordar, suficiente con el día a día, y con las que -por ahora- sí recuerdo. Suficiente con el morbo diario.




Blog del orto. Anoche, le tuve miedo.  


Porque empecé a leer, a sabiendas de lo que pasaría. Empecé a leer a ver si podía con eso.
Hasta que paré. Paré porque no me quería hacer cargo, y qué.



No hay comentarios:

Publicar un comentario