martes, 23 de julio de 2013

Suceso Insólito No Identificado.



Hace poco, me pasó algo extrañísimo.

Es una pelotudez, pero justamente por eso me resultó tan raro.



Ante todo, tengo que explicar que no hay mucha gente que entre a ese lugar*.
En mi dormitorio, tengo una ventana. Ventana con cortinas.


**
Algunos días atrás, me senté en la silla de mi escritorio frente a la ventana, y me quedé leyendo un papel, al rayo del sol de la tarde.

Fugazmente y sin motivo, alcé la vista; y mis ojos se toparon con una de las esquinas de la ventana. Ví algo raro y blanquecino tras la cortina, por lo que me estiré y la aparté un par de centímetros.


En la esquina inferior izquierda de una de las hojas de la ventana, había una calcomanía 
pegada.


Una calcomanía rectangular, de bordes redondeados; con una frase en letras azules, y un fondo que podría ser el océano y un cielo despejado. Tenía los extremos medio borroneados, medio gastados por el tiempo, o algo así.

La frase rezaba: "Ya no quiero cambiar nada. Sólo tenerte y sentir tu piel junto a la mía, todos los días de mi vida."


Yo jamás, jamás pego calcomanías en las ventanas.
Menos, en la mía. Menos, en mi dormitorio. Menos, allí, tan inaccesible al tacto como a la vista.


¿De dónde salió? Yo todavía me lo pregunto. 


Si conozco la historia de esTa calcomanía, en algún momento futuro me avergonzaré al recordarla; pero la verdad es que ahora podría jurar y rejurar que yo no fui. Y que tampoco recuerdo a nadie que lo haya hecho. ¡Encima con una frase así! (No voy a entrar en detalles, pero es ligeramente significativa.)

Me resulta muy muy muy extraño, y curiosamente puntual.


Casi como si eso tuviera que estar ahí.


O no.




*Inexplicable.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario