jueves, 8 de agosto de 2013

De por qué sigo siendo minita (y sobre todo, minita yo) - Parte 2


~Porque me gusta poner cara de misterio/psicótica cuando estoy en un Banco, e imaginarme en una película tipo Bruce Willis estallando todos los vidrios con una ametralladora y mi cara de loca, aunque el resto de los que están ahí no me imaginen como Bruce Willis sino como loca simplemente.

~Porque me gusta cantar y bailar en el baño de la oficina: es grande y con espejo tipo de baile. Pero no se lo vayan a decir a mi compañera, total a veces ella baila conmigo.

~Porque a veces me gusta cocinar, e ir contando el paso a paso de la receta, aunque sea mentalmente, como si alguien me estuviera mirando o yo estuviese en... la tele(?). Tiendo a hacer eso desde que soy chiquita y es medio psycho, lo sé; pero sucede muy de vez en cuando y casi sin que me de cuenta; en realidad lo hago menos de lo que me parece.

~Porque me acostumbro tanto a los animales que, cuando la otra vez mi gato estaba afilándose las uñas y se tiró una banqueta encima, yo desde la cocina, al escuchar el ruido e intuir lo que había pasado, instintivamente pensé preocupada en preguntarle de lejos: "Santino, estas bien?!". Qué bueno que mi lóbulo lateral se dio cuenta antes de preguntarle! Mira si me contestaba.

~Porque cuando hay sol y cielo celeste, y tengo los headphones puestos, se me sale bailar mientras espero el semáforo para cruzar, en la esquinita de la vereda. Y cruzo bailando!

~Porque le mando flancito en cajita con moñito a mi compañerita de trabajo gemela cuando me quedo en casa y ella está clavada laburando. Aww.

~Porque también soy re ortiva. Aw.

~Porque me gano apodos contradictorios. Porque siendo morocha de ojos verdes, algunos me dicen "Polaca". Porque siendo bastante morticia, redondita, cortita y anti-fashion, ahora también me gané un "Barbie". Por suerte soy Barbie Latina y no Yankee, o eso me dicen.

~Porque me encanta la Acción Poética; y sonrío al leer poesía en la calle, desde las paredes. 

~Porque tengo un Sharpie indeleble colgado del celular, y sonrío al hacer acción poética en la calle.

~Porque le tengo toda la paciencia que no tengo, a casi toda la gente mayor. Y no me va tan mal... (a ellos, les va mejor).

~Porque ya dejé y retomé el gimnasio mil veces. Y me gana la dejada.

~Porque me conozco, y cuando algo no me convence, aunque lo siga, eventualmente lo termino deshaciendo porque no me termino de convencer. Y tejo y destejo hasta el cansancio.

~Porque no me resisto ante un hocico mojado. Aunque babee (él, no yo). guau.

~Porque me arrepiento de tanto, que ni yo me soporto. Y los demás menos. Y yo lo sé.

~Porque mi cara seria es como cara de enojada; aunque creo que si yo fuese bonita, sería sólo cara seria.

~Porque no puedo dejarme el pelo en paz. Y me encanta. Y en un mundo nipón usaría miles de pelucas de colores.

~Porque mi nariz es una biblioteca de aromas de mi infancia y la vida.

~Porque me da miedo la vuelta al mundo, y nunca lo había dicho. Ni cuando me subí.

~Porque tardo cuarenta minutos dentro de la mercería para comprar cuatro botones y un metro de cinta. Y porque me quedaría cuarenta más.
~Porque además, cuando entro a la mercería y veo seis u ocho mujeres esperando y comprando, me alivia pensar que todavía alguien hace cosas lindas y a mano; que alguien se preocupa y no todo está olvidado.

~Porque me gustan los roedores y las serpientes y los unicornios y los arco iris. Soy una contradicción.

~Porque aunque no le tengo paciencia a la madre naturaleza, me gusta tener mis plantitas comestibles y aromáticas. Y aunque no las quiero esperar, las espero; y madre naturaleza me sorprende; y de pronto el tomate se volvió todo rojo, cuando ayer era amarillo. 

~Porque me engancho leyendo cosas en Wordreference, la RAE, o simplemente el diccionario. A cualquier hora. En cualquier lugar. Y no necesito nada más.

~Porque le doy vida a cosas inertes. No literal, pero lúdicamente. 

~Porque todavía me da miedo el Golem de un cuento que leí de niña.

~Porque uso mochila (una vez cada mil años), y mientras la lleno con las cosas aburridas de gente grande que necesito o tengo que llevar; yo me siento niña exploradora en pos de una nueva aventura. Y nunca la lleno con 100% de cosas aburridas; siempre llevo algún tesorito, y algo para el camino, y caramelos por si acaso. Uno nunca sabe.

~Porque no me gustan demasiado las golosinas de adultos, y prefiero las de niños.
~Porque me duran medio minuto.
~Porque también puedo racionarlas (cual niña exploradora que empaca su mochila), aunque no sucede muy seguido. Nunca.

~Porque a veces me asusta recordar la edad que tengo mientras me comporto como me comporto, y prefiero no pensar en cómo se ve desde afuera esta incongruencia.

~Porque algún día voy a conocer a Alf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario