viernes, 2 de agosto de 2013

el ojo que no lo ve.



Mis pies han estado parados sobre tantos lugares distintos...  Y cada vez que he podido, he tratado de capturar testimonio.

Testimonio de que están siempre ahí, sosteniéndome de pie.

Gracias a mis pies, se la re bancan.


Sin querer, me salió una foto medio emo; no sólo por las tachas. 
Cuando estoy medio triste, a veces llueve. Y otras veces, me cruzo casualmente con stickers de palomita por la calle.
Pero es eso, y nada más. 

















Ah! Y esas ganas de mostrarte fotos cuando saco fotos...

Sólo que si no fueras un poquito tan pelotudo, ah!





No hay comentarios:

Publicar un comentario