martes, 14 de octubre de 2014



Me asombra la inescrupulosidad libertina de la gente para ir caminando por la calle metiendose el dedo por la nariz hasta el cerebro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario