jueves, 29 de enero de 2015

anoche (desapareciste)



me dejaste una vez más.



sola. solísima.

ni siquiera con excusas, más callado que nunca.




y es otra mañana en la que despierto
también sola, solísima

más sola porque me hayas dejado, 
que por estar sin nadie alrededor

y despierto así, triste
cuando podría haber sido distinto

entre tu hombro y las mantas
preocupándome solo

por dormir cinco minutos más.


por paloma mensajera.

ya sonreí de verdad
y sonreí por falsedad
me fui y vine varias veces
lo pensé una y lo pensé dos, tres
ya me empaché y me harté
ya te escuché y te hablé
te miré en silencio y en ruido
te dije cosas de frente y al oído
te grité
me calmé
ya pedí cosas y traté de dar
ya hice planteos
ya confesé mis miedos
ya especulé por el futuro
ya traté de entender claros y oscuros
ya quise empatar
ya te dejé ganar
traté de no llamarte
traté de no preguntarte
traté de entenderte, de asomarme
traté de no compararte, de explicarte

pero esto es una ruleta rusa
y siempre me toca la mala

ya no sé qué hacer conmigo
ni contigo.









Aún no sé cómo hacer para que me hables.









(Y para que me digas, 
me cuentes, 
me incluyas...)







Soy tuya y no lo sabés apreciar
más que para un "qué linda que sos" repetido y cotidiano,
pero las cosas importantes siento que se me van de las manos

"linda", me dice

hasta el verdulero de la esquina.


Quisiera que compartas, pero veo que no te sale. 
"Cosa de hombres", sí claro.
Si no lo entendés desde el vamos, esto va a seguir así. Y ya me dijiste que lo entendías...


No puedo más. Más. Más. Más.

No.





Algún día te voy a dejar, y te vas a enterar por paloma mensajera.