viernes, 7 de agosto de 2015

Arrebato.





No es que yo sea celosa, no.

Es que a ella le sonríe, 
y ella sólo tiene que disfrutar de su risita.

Ella sólo tiene su risita, su canchereada, 
su buena onda,
su vivacidad.

Yo sólo tengo su dejadez, su falta de compromiso,
su no-te-doy-ni-un-gramo-de-pelota,
sus medias sucias.


Y a mi no me sonríe así...