sábado, 14 de mayo de 2016

Asimismo.





La vocación no lleva
el nombre de una carrera.



Las personas no llevan
el nombre de nuestras necesidades.