martes, 1 de noviembre de 2016

De día o de noche.





La buena suerte de hablar en la cama,

es que puedo pretender que te quedaste dormido

cuando te quedas callado


por no querer contestarme.