martes, 1 de noviembre de 2016

De día o de noche.





La buena suerte de hablar en la cama,

es que puedo pretender que te quedaste dormido

cuando te quedas callado


por no querer contestarme.





1 comentario:

  1. Hacía mucho que no entraba a blogspot, pero fue lindo reencontrarte. Tus post son como una canción, a la que siempre podes asociar con una situación personal.. Estoy mariconeando, mala mia. Saludos!

    ResponderEliminar